...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Tuesday, January 11, 2011

Esta puñetera crisis.

El país está en crisis, no sé si la crisis comenzó con el derribo de las torres o es la cacareada decadencia del sistema (¿Fidel Castro tenía razón?), no sé si es parte de la crisis global o es la crisis original del mundo esparcida ahora a todos los confines del planeta, al menos por los reportados por las agencias noticiosas.
LLevo a mi madre al mercado; vamos a un mercado “latino” algo más económico que los tradionales y más americanos Winn-Dixie y Publix los cuales no obstante han incluido productos mexicanos, colombianos, centroamericanos, es la demanda ene sta ciudad y ya en gran parte del país; los mercados latinos estos abundan en Miami y dos de los más grandes son Sedanos y Presidente con varias locaciones; estuvo hace unos años el Varadero (nombre heredado de le emigración cubana) pero ese se redujo (como mismo se redujo proporcionalemnet la presencia el porciento de cubanos ante el arribo de otras nacionalidades). No encuentro donde aparcar el carro, el lugar es un hervidero de gente, debo estacionar afuera, en los pasillos del mercado se va con cuidado con los shopping cars para no atropellar a alguien, en todos los rincones se escucha “¡qué caro!”; al parecer la subida en los precios del petróleo ha encarecido todo; aqui no compramos carne porque en el Winn-Dixie es mejor e iremos mañana, la fruta tampoco es buena, mejor comprarla en el Publix… nuestro shopping car apenas se llena, tras una hora de escoger mercancía cazando los especiales hacemos una corta fila en la registradora, mi madre paga con food stamps (sellos de alimento) una ayuda del gobierno que cubre casi todo.
Trabajo a tiempo parcial en una compañía bastante grande con tiendas en todo el país, mi economía es precaria y por ello el alza de los precios me afecta inmediatamente no obstante, como muchos en Miami además de un auto (si bien bastante viejo), vivo con aire condicionado, agua caliente, servicio de internet y, por supuesto, todas estas cosas que no podemos prescindir hoy día como teléfono portable, tele por cable y una larga lista que pudiera ser ridículo mencionar pero a veces me recuerda, por comparación, cuan privilegiado soy con respecto a cientos de miles en el mundo.
De vez en cuando vamos a comer a un restaurant, puede ser de comida rápida, Taco Bell sobretodo es el más económico, al mediodia se hacen filas de tres o cuatro personas antes de ordenar, pero si vamos a un restaurant como “El Esquisito” o “Las Palmas” sobre la calle Ocho, arteria principal de La Pequeña Habana también estarían llenos, “Las Palmas” sobretodo con el primer frio del invierno pues son especialistas en chocolate caliente con churros..
Comer fuera de casa de vez en cuando puede no ser un lujo pero si hablamos de los espectáculos a Miami arriban constantemente artistas de todo tipo, cantantes hispanos de todas las generaciones para toods los gustos, circos, grupos de danza, la entrada ronda los cien dólates,en tiempos mejores fui a ver el circo Le soleil; hay otras opciones más económicas pero aún lás más costosas no deja ningún teatro vacio; muchos artistas hacen zafra en la capital del sol dicho sea de paso con un alto nivel de desempleo y de pobreza; en los lugares nocturnos con show en vivo tampoco se gasta poco pero se llenan y los malls con su variadas tiendas no dejan de ser visitados por miles a diario..
Es una pena esta crisis que nos está aniquilando.

No comments: