...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Tuesday, January 11, 2011

Hoy a la media noche...

Hoy a la media noche harán diecinueve años cuando llegué a Bogotá en un vuelo desde La Habana y dormí mi primera noche (y muchas más adelante) en una vieja casa de La Candelaria, por aquella fecha aún muy deteriorado pero con su aire bohemio de calles empedradas y tabernas rudimentarias; esa noche eschuché a lo lejos, a manera de arrullo, cantar a Pablo Milanés; a los poco dias, aún la maleta sin deshacer por completo, hubo un incendio en las humildes casas de la acera de enfrente; las llamas bloqueaban la entrada de la nuestra y el calor se sentía en la ventana de mi dormitorio en el segundo piso; casi llegamos al pánico y planeamos tirarnos por la ventana trasera; la llegada de los bomberos nos evitó ese mal paso.
Cómo han pasado cosas desde entonces; entre ellas la de consecuencias más irreversible fue mi paso por la frontera hacia Estados Unidos previo viaje a México, claro; en "el norte revuelto y brutal" como lo llamara José Marti.... nuestro Gran Martí vivió en el New York del siglo XIX; pero no le quito del todo la razón, la confrontación de culturas tiene muy diversas caras; esto se lima un poco en Miami donde no se nececita hablar inglés para sobrevivir.
Mi primera experiencia fuera de Cuba fue, como se ha visto, Bogotá, donde si hablábamos muy rápido o con una jerga muy acubanada no éramos entendidos y si bajábamos la velocidad e incluiamos colombianismos nos confundían con costeños. Viví en el centro; la carrera Décima me parecía en un constante carnaval de vendedores ambulantes, mendigos (llamados patéticamente "desechables"), indigenas ecuatorianos en jeans y con trenzas largas, "ejecutivos" en traje aunque en Bogotás hasta los lustradores de zapatos andan en traje; las busetas coloridas y de todos los tamaños era una constante pared entre acera y acera; para mi hasta un mercado era una experiencia novedosa, el ir a comprar lo que uno quisiera con el dinero disponible era algo nuevo para mi; me extasiaba sólo frente al estante de pasta de dientes sin saber qué escoger y durante ese año me dí una de chocolatinas como todas las que me faltaron en la infancia dadas las circunstancias en Cuba en todo el tiempo que allí viví.
Algo impresionante para mi eran las prostitutas y trasvestis exhibiéndose en el barrio Santa Fe, tanto como la gran arquitectura de ladrillos rojos y de cristales reflejando Los Andes, dondequiera que uno estaba en la ciudad veia los cerros... salí de Bogotá en varias ocasiones y recuerdo especialmente haber ido por carretera a Bucaramanga lo cual me posibilitó ver esas montaña cualquiera de ellas más alta que el Pico Turquino, lo más alto que tenemos en Cuba; una salida memorable fue a Pasto, en avión porque el aterrizaje en ese areopuerto en zona montañosa es algo de ver y porque conocí a los pastusos, motivo de tanto chiste.
Por aquella fecha no existían los blogs, la internet apenas se conocía, quizás en círculos muy esclusivos, al menos no era comercial, incluso la computadora no era de tan facil adquisición, al llegar a Estados Unidos esta podía costar más del salario del mes de un obrero medianamente bien pagado; una máquina de escribir era aún un tesoro... si no hubiera sido por eso todas esas experiencias hubieran llegado a mi más frescas pues con frecuencia escribía sobre lo vivido... recuerdo que comencé a escribir cuentos también; la mayoría de esto se perdió en una agenda olvidada en el aeropuerto de Orlando en uno de mis constantes viajes, lo lamenté muchísimo, de esa etapa sólconservo pocas cosas incluyendo fotos no digitales reveladas en "Foto Japón" mi primera experiencia con revelado de fotos a color el mismo día, en Cuba esto podía demorar un mes o mas; en verdad todo era exhitante; mi primer hamberger en un "presto"me proporcionó mi primer ridículo al querer conservar los vasos...
A pesar de haber evitado con habilidad la trampa de la nostalgia en todos estos años hoy recordé estas cosas y aqui las dejo.

No comments: