...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Wednesday, January 5, 2011

vivir del cuento (entrevista)

“Aqui nos encontramos celebrando un acontecimiento relevante para al desarrollo cultural de nuestra ciudad; es una fiesta para todos nuestros ciudadanos el contar a partir de hoy con un museo cuyo director se encuentra a nuestro lado para responder algunas preguntas… Señor Director…”

SD: Buenas tardes, muy agradecido con vuestro noticiero por dedicarme su espacio de viernes en la noche, hoy es un dia importante para esta ciudad y, con toda humildad, le digo; para la historia de la museografía.
Periodista: Gracias a usted por estar con nosotros y por haber escogido esta ciudad para concretar la idea del Museo del Cuento ¿desde cuando tiene usted este proyecto entre manos?
SD: Pues, si le cuento; fue precisamente leyendo un cuento cómo se me ocurrió esto; fue cómo una iluminación y después todo ha sido bastante rápido; humildemente le digo, tengo experiencia en recaudar fondos para buenas causas; lo más difícil fué lograr la ubicación.
P: ¿Por qué esta ciudad?
SD: Pues, aunque parezca contradictorio por ser desconocida, quiero hacer mi humilde aporte al desarrollo de lo que usted llama ciudad pero hasta hoy es sólo un pueblo grande; este museo, modestamente le dará otro aspecto, traerá aires de civilización, será un hito en su desarrollo cultural, para hablar con más propiedad se podrá hablar de cultura aquí a partir de abiertas las puertas del Museo del Cuento.
P: Entiendo su euforia… me decía que escogió esta ciudad por desconocida… tengo entendido que tiene experiencia con lo desconocido… ¿Me puede hablar un poco de su experiencia con el fracasado “Museo del artista desconocido”?
SD: El MAD fue un bonito proyecto, sólo que incomprendido; los artistas por muy mal que les vaya no aceptan su anonimato y no soportan ver expuestas sus obras sin leer su nombre en alguna ficha al lado; de alguna manera la filosofía del Museo del Artista Desconocido no era compatible con el ego artístico; aunque lo supe desde un inico quise hacer una especie de experimento social y contribuir a la humildad del los artistas porque la humildad es una de mis mayores prácticas…
P: Ese “experimento social” recaudó una buena cantidad de dinero y durante un par de años gozó usted de un buen salario como director… ¿es su intención repetir esta experiencia en el Museo que hoy inaugura?
SD: El Museo del Cuento no es un experimento social; es la satisfacción de una demanda; he estudiado esto con detenimiento; entre otras cosas también será una atracción turística en beneficio de este lugar… en cuanto a mi salario es incuestionable que debo recibir honorarios por un trabajo donde no descanso… estoy siempre generando ideas y debo trabajar mucho para engrandecer la colección, aún modesta, del Museo.
P: Me dice que ha estudiado con detenimiento la idea de hacer este museo ¿podría hablarnos un poco de eso?
SD: Pues me he atrevido a seguir adelante con tal idea por los éxitos alcanzados por instiruciones parecidas como el Museo de los Records Guinnes y El Museo del Asombro en Hollywood, los Museos de Cera en varias ciudades de Estados Unidos y la colección de objetos empleados en películas de Hard Rock Café.
P: Me asombra usted un tanto, no veo una relación entre esas colecciones que dice y este museo; dice usted incluso que esta ida fue inspirada en un cuento y esperaba ver aqui unas cuantos ejemplares históricos de libros de cuentos u originales de manuscritos de cuentos desde que ese género se ha cultivado.
SD: Ustedes los periodistas tan despistados; pero asi mismo me ha dado nuevas ideas; también puedo convocar a concursos de pintura inspiradas en cuentos…lo de los manuscritos no esta mal; para los autores más recientes podríamos exhibir también los disketes y CDs donde se hizo el back up ¡me encantaría tener el tecado donde Gabriel García Maequez escribió “Cuentos peregrinos”; pero este museo se trata de otra cosa; este museo se exhibirá objetos históricos realcionados con cuentos famosos…

P: …me pudiera explicar… ?
SD: Con gusto le adelanto que en la sala que hoy inauguramos como anticipo de la colección permanente tenemos la caperuza de caperucita roja; la rueca de la la bruja de la bella durmiente, la olla donde cayó el ratoncito Perez por la golosina de la cebolla; tenemos muchas cosas originales de Alicia en el pais de las Maravillas, no las que se emplearon en la película… en breve tendremos la sala de taxidermia donde podremos ver a los tres cerditos, al lobo y el propio ratoncito Perez y hasta la cucarachita Martina, un personaje muy cubano; por problemas de espacio no tenemos a la ballena donde estuvo Gepetto; pero sí a la zorra y al gato que engañaron a Pinocho;
P: Usted me confunde realmente… ¿de donde saca usted las piezas de su colección?
SD: Pues de todo aquél que las posea y quiera deshacerse de ellas, aceptamos donaciones pero también compramos piezas, hacemos una rigurosa investigación de autenticidad.
P: El Museo del Cuento, pagado por donaciones y aportes del gobierno le paga a quien quiera venderle los restos de paja de la casa de un cerdito o la zapatilla de la ceninicienta.
SD:… y aspiro a tener la sala de adultos; he podido adquirir el péndulo de “El Pozo y el péndulo” de Poe, y el lavabo donde Cortázar comenzó a buscar el pelo anudado, ¡no me diga que no son dos piezas clásicas!
P: Con todo mi respeto, señor director, me esta pareciendo que usted quiere literalmente vivir del cuento
SD: No amigo, yo voy a vivir “literariamente” del cuento, y en cuanto a nuestras adquisiciones, lo que hago es pagar una idea, eso que tan poco se valora y es la base para todo; si a usted se le ocurre venderme las babuchas de Abu-Casín o la chaqueta de Simbad el marino podemos negociar, eso nutrirá mis salas, para entrar a estas salas se pagará y muchos harán donaciones para mantener esta curiosidad que, con la debida divulgación, atraerá a quienes además se sentarán en esos restaurancillos de enfrente que no darán abasto, hasta tendrán que crecer las opciones de transporte hacia este lugar, quizás habrá necesidad de capacidad de alojamiento y surja un hotel, los artesanos podrán hacer resproduciones de la colección, se harán tarjetas postales, habrá una libreria especializada en cuentos y se harán ediciones de lujo de los clásicos, ya tengo un amigo que quiere invertir en una imprenta aqui… y, por otra parte el sólo hecho de promover la lectura de cuentos, hacer peñas literarias, valdría el esfuerzo, ¿no?¿dice usted que no me merezco mi salario?; humildemente le digo que gracias a mi comerán muchas familias… asi le cuento.

No comments: