...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Thursday, April 28, 2011

Carta a los colombianos

Por estos dias he sabido de las inundaciones en Colombia, quiero decirles a mis semicompatriotas colombianos que Colombia me duele, a veces más que Cuba, donde nací. La primera ciudad adonde aterricé cuando, por primerra vez tomé un avión en La Habana fue Bogotá y viví en La Candelaria, no tan bonita como ahora, en Las Aguas y muy cerca de la carrera Pésima (perdón, Decima) con Jimenez, así que podrán imaginarse cómo conocí esa ciudad desde el centro; aquel centro bullicioso o bullisucio pero sin cabida para el ocio; hasta los “desechables” trabajaban ganánsose el pan ya sea pedido o arrebatado al descuidado trauseúnte; los gamines podian hacerse de una buena chamarra, un reloj… y la policía a espaldas de los espendedores de drogas al incauto turista; habian veinte recursos para el engaño y la estafa, derivada de la miseria, la falta de escrúpulos y la necesidad; subía a la buseta el cantante improvisado, el aquejado de un mal real o inventado, el niño con las golosinas cuyo recaudo por la venta “no es para malos vicios” como pregonaba su cantaleta… De Colombia, siento más de lo que sé, gracias a mi cortas estancias allá y mis escasos viajes posteriores, también por conversaciones con los curiosos de este cubano insertado en Macondia por obra y gracia de un contrato de trabajo primero en el Londres Sudamericano que es Bogotá, por su clima constamentemente húmedo, no, en ninguna manera por la puntualidad de sus habitantes, también puede ser una especie de New York en una isla en medio de un mar de montañas; con oficina en la Plaza de las Nieves pude visitar varias ciudades desde Cartagena a Pasto; regresé más tarde, gracias a un contrato matrimonial, pero esta vez a El Valle y no a la otrora sucursal del cielo sino al modesto y desconocido pueblo Yotoco, a borde de carretera de camino a Buga; viví al paso del ganado, al pie de la virgen a la salida del pueblo, cerca del rachuelo que cada año pierde más fuerza por la negligencia humana; ¿habrá tomado revancha en estas últimas inundaciones?; precisamente estas palabras la inspiraron las últimas noticias sobre Colombia, las inundaciones en casi todo el país y en particular las de Yotoco adonde pasé medio año alternando con subidas a Jiguales, con idas a Cali y Buga, más esporádicamente a la capital me ha chocado escuchar que el precio de los alimentos subirá (más) a consecuencia de los desastres naturales; por la inaccesibilidad de algunos lugares… me parece más bien que es a consecuenciaa de la inhumanidad y el cinismo de algunos… ¿cómo es posible hacerle la vida más miserable a quienes ya sufren por la pérdida de sus bienes y hasta vidas?
Por el noticiero local se habló de la promesa del gobierno de ayuda a los damnificados en boca de un presidente con chaqueta y gorra roja… quizás muchos allá puedan ver con complacencia un giro inesperado al rojo, políticamente hablando, un giro de un hombre que secundó las rojizas contiendas de su antecessor, esa vez porque estuvieron llenas de sangre de detractores e inocentes entre otros… pero no quiero meterme con métodos que no me conciernen; toda política; desde la mayor de Las Antillas, la isla de Cuba, hasta el gigante norteamericano, es corrupta por solo hablar del continente donde vivimos; ¿qué es política en fin? “método de implementación la ideología”… dicen los libros…. y la ideología es un sistema de ideas que intenta organizar la sociedad… como nadie se ha puesto de acuerdo en esto en la práctica, quienes están al mando, léase quienes sacan mayor provecho de este asunto, implementan la idelología más conveniente a sus intereses de acumulación de riqueza e impunidad en el poder; algunos proclaman dictaduras; de derecha o izquierda, otros rotan los rostros, pero es todo lo mismo… ¿qué nos queda?.... bueno si no queremos seguir los arriesgados caminos de las revueltas populares cómo está sucediendo en el Medio Oriente (a veces me da envidia su valentía) al menos ser solidarios con nuestra clase, es un buen comienzo; tenderle la mano a quien lo necesite en un moemnto como este de desgracia … subir los precios de los productos haciéndolos menos accesibles es una traición a los nuestros; sería mejor unirse para pedir ayuda del gobierno, para eso se supone sean los gobiernos, para proteger a los ciudadanos contra desmanes y calamidades en casos emergentes sobretodo y en cosas menos emergentes pero necesarias como lograr una repartición decente de los bienes y servicios que no vaya en contra de los más emprendedores y capaces pero tampoco en contra de los más débiles e incapacitados.
No quiero terminar sin apuntar una idea más impulsada por una mala experiencia en Yotoco pero reflejo de cierta realidad o una realidad cierta: cuando me estableci alli y fui por primera vez a comprar algo a una de las tantas bodeguitas del pueblo, el dueño, al saberme foráneo me cobró excesivamente por la mercancia, yo desconociendo los precios pagué sin chistar; mi esposa hubo de regresar para exigir lo justo aclarando nuestra condición de locales… esto me dió la medida de un espíritu presente en el país (y no lo digo por esa sola experiencia, claro) ese bodeguero pudo haberme ganado como cliente, pero me perdió por su avaricia…. los colombianos, en todo el mundo, son conocidos como buenos comerciantes y esta habilidad está acompañada de sacarle el mejor precio a su mercancia, sin embargo Colombia se hunde en una economia insostenible; hay un grupo con mucho poder adquisitivo, esos no mieven la economía interna porque compran en el extranjero (ropa, avituallamiento, equipos electricos y electrónicos) y un gran grupo con escaso poder adquisitivo viviendo en gran medida de las remesas de sus familiares en el extranjero ( y ya esto es un privilegio, no hablemos de los totalemnet desamparados) los cual los convierte en fuerza laboral pasiva o dormida; las trabas para crear una pequeña empresa a lo cual aspiran muchos para salir del patronato insoportable en un pais de castas y desprecio al pobre, son muchas y esto es la punta del iceberg de un aparato burocrático imposible de describir y al parecer imposible de demoler.
La mayoria en Colombia vive bastante apretadamente, hasta la educacion y transporte públicos son gastos considerables para el ciudadano promedio… al parecer no existe una infraestructura capaz de sacarlos de ese proplongado impasse (llamémole así para darle una esperanzdora condición temporal); no se trata de sistema (comunismo o capitalismo) se trata de un colombianismo que los ha llevado a este punto de la historia; en mi inexperto punto de vista de las cosas a veces hace falta un poco de socialisno en las politicas sociales en cuanto a más participacion del estado en la proteccion del ciudadanos; pero tambien una inteligente capitalizacion de la economia; no se trata de hacer una revolucion robinhoodesca, como quizas sueñen algunos estudantes de la Unversiad Nacional (recuerdo las apedreas, los maoistas y los “tombos” reprimiendo la anarquía, esto hace más de quince años) y otros intelectuales ya graduados y persistentes; no es dar todo el pescado a costa de agotarlo porque la multiplicación milagrosa se dio una sola vez, se trata de enseñar a pescar.
Me conmueve la cantidad de intelectuales que hay en Colombia, la fibra de su gente, las ganas de muchos y el círculo vicioso en donde andan encerrados…., Si me he tomado indebidamente el derecho de hablar de estas cosas véanlo como la vision de alguien con el privilegio de haber vivir entre ustedes y volvería a hacerlo pero por lo pronto con todo mi egoismo he tomano la oportunidad de emigrar al norte, como muchos de sus compatriotas y golfo por medio observo estas cosas, incluyendo los pasos de Santos, el destino de las FARC, los editoriales de El Espectador, los análisis del Polo, las últimas inundaciones .

No comments: