...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (26) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (55) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Wednesday, June 8, 2011

Caida en la bañera

Aqui estoy sentado, más bien tirado en la bañera, o bañadera, me siento como un Marat apuñalado, no por una loca opositora política sino por la sabia y cuerda edad; un dolor frio y seco invade la cadera, ¿qué viene después?... la ambulancia o el “rescue” con su bulla, su indiscreción; el gordo le llama “el cocuyé” por eso de “abre, que viene el cocuyé”… todos se apartan ante la mole roja-cuadrada bramando por las calles pero cuando llega a un punto y se detiene todos los vecinos se aglomeran “mira, se cayó en la bañera el viejo del duplex” ¿Cómo se enteran de los detalles tan pronto?, ¿acaso Mimosa, meneando la cola, les pudo decir algo?; el viejo gruñón, el viejo pesao, dirán, el que los insulta cuando sus perros se meten a cagar y mear en mi jardín, no me da la gana de poner cerca ni porque le nazcan plátanos a las palmas amarrados con cintas rojas, son unos puercos todos.
Hoy me he caido en la bañera, por suerte había puesto el cellular cerca esperando llamada de Mónica, ella me dice que no lleve el cellular al baño, que si mojado puede matar, pero si suena el timbre detrás de la puerta me pongo nervioso y gracias a haberlo traído hoy pude llamar al 9-11; los espero, tendrán que derribar la puerta si Mónica no llega a tiempo; Mimosa, desesperada entra y sale por la abertura, y da sus cortos ladridos, muy agudos, irritantes a veces… ya me acostumbré; quizás puedan desde esa abertura maniobrar con algo y abrir desde desde adentro sin joderme la puerta que ya me costará arreglar y además si dejo la casa a la buena de Dios quien sabe lo que pueda pasar…. Ay Mónica, llega a tiempo, please.
Desde mi accidente en un escenario cuando era utilero no me habia caido ni partido un hueso, después de la recuperación, demasiado larga por obra y gracia de los teje y manejes del abogado y el medico, medio arrastrré una pierna por el resto de mi vida, muy notorio al principio, luego sólo cuando estaba muchas horas de pie, adiós las buenas caminatas, hice algunas memorables, estrené Miami con una por toda la Coral Way desde el Palmetto hasta casa de Juanita pasando Coral Gables ¿unas ochenta cuadras? pero caminatas como las de La Habana del túnel hasta el Mégano con remate de juego de cancha con Villlamil, el Junior, Paquito… esas si eran caminatas.
Trabajé mucho y duro y no dejé de caminar cuadras y cuadras, eso hizo mi paso firme y ya con esta edad vivía orgulloso de no haber resbaladado nunca en el baño, hasta hoy, coño, ese jabón líquido es una jodienda, se va formando una babita en el fondo y cuando me estaba ya secando zas!… a quien se le ocurre ensayar cosas a esta edad… es verdad, fue un regalo de cumpleaños y no voy a culpar a Mónica, se deshace por complacerme ¿sentirá culpabilidad por haberse ido?.... ay mi chiquita… ¿qué voy a hacer contigo?.
Sentí la misma sensación de aquella prematura caida cuando comencé a caminar… ¿alguien recuerda esa primera caida de nalgas?... y mamá y papá, con la misma imagen que he conservado de ellos, sonriendo enternecidos, les pasa a todos y la decisión de seguir intentando o quedarse alli babeando es muestra de nuestro carácter, el de siempre; el cuerpo se estira, se fortalece, nuestra mente se expande y todo se va encogiendo al final pero el carácter sigue siendo el mismo, qué cosas, ¿que será el carácter?... tendrá que ver con “la vida”, el alma y todos esos misterios, ¿es la “personalidad” de los psicólogos?¿se puede variar la personalidad “reprogramando’ según esos términos asociados a la cibernética...?... y qué no está asociado a la cibernética?, muchos son ya terminales dependientes de equipos electrónicos, son parte de la red y carecen de “personalidad”… vaya!
Mimosa ladra más intensamente ahora y jadea, Mónica debe estar entrando, al agitar de sus llaves, se escucha el angustiado “¡Papá!”, nunca usa la llave de esta casa pero la lleva siempre, ahora debe estar pasando trabajo para identificarla en el manojo, tiene más llaves que un carcelero… estoy listo para el show, entrará también Magda, la vecina, con ánimo de ser útil mezclado con querer enterarse primero… me resignaré a mostrar este ajado envoltorio de vísceras semienvuelto en una toalla gris para vedar a mis rescatistas un espectáculo más desagradable; aqui estoy, no me puedo levantar como aquella vez en pañales, me dejaré conducir dócilmente al hospital…los de mi edad le tememos mucho a los hospitales, puede ser la última estancia, el preludio de una más eterna en quien sabe dónde pero hey!, poco tenemos por perder, muchachos…y no voy a hacer una tragedia de una caida en la bañera.
Junio 7/ 2011

No comments: