...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (25) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (55) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Monday, October 10, 2011

Demitificación de la meada del perro

por Daniel Ortega.
Hi! o Jau! Soy Daniel Ortega, homónimo del presidente de Nicaragua; el apellido de mi madre es Gomez y aqui en Miami me conocen por mis siglas DOG y si, soy un perro (mi madre fue literalmente una perra llamada Laika en honor a aquella congénere astronauta aún antes de los humanos), pero mi nombre no se dice como la palabra en inglés para perro sino como es usanza entre los negros de Estados Unidos separando y pronunciando cada letra lo cual suena como Di Ou Yi y nada de perro chino, soy un perro negro y ladrón; negro por mi pelambre, ladrón porque adoro ladrar y meterme con todos; el nombre de mi madre, por cierto, también aduce, en idioma ruso, a su condición de ladradora
Mis palabras de hoy son para aclarar algo muy sencillo pero motivo de leyendas y chistes poco agradables para mi especie y es el por qué nuestros machos mean arrimados a la pared, árbol o hidrante con una pata levantada.
Señores varones humanos, que poca imaginación teneis, ustedes que tanto pueden hacer con esas manos pueden manipular su pito para cualquier parte; de tanto le sirven esos dedos que sacan el susodicho apéndice embutido en un pantalón y un calzoncillo no sé para qué propósito (en un final lo usan para lo mismo que nosotros) y dirigen el chorro directamente a un recipiente; no obstante, según me han dicho, algunos salpìcan donde no es y hasta se manchan la ropa... pues imagínense a un perro, parado ahi con sus cuatro patas, cómo podría maniobrar para no embarrárselas si se hace pis ahi no más.... entonces, hace muuuuucho tiempo ideamos levantar la pata y arrimarnos a algo, asi el chorrito cae en ese apoyo vertical, se desliza por él y no hacemos un charco en el piso que nos mojaría... es un asunto de higiene... ¿enterados?.... pues no quiero oir más el mal chiste de que es porque queremos evitar que la pared se nos caiga encima... ¡que poco poder de deducción tienen a veces!

No comments: