...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (26) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (55) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Thursday, December 29, 2011

Edificios de ladrillo rojo, pobreza en el barrio hindú de New York y otras cosas de un sueño...

Hace un buen tiempo no relato en sueño pues, como se sabe, se olvidan al poco de levantarse uno; a veces hasta los narrados aquí me parecen raros cuando los releo.... trataré de contar el de anoche.
Me había ido para New York con Rubby, andábamos en la calle buscando trabajo en restaurantes, comentábamos que los chinos, sin hablar inglés, eran contratados en restaurantes; no teníamos siquiera a donde parar y Rubby me dice que estaba embarazada; yo le decía que algunas noticias pueden ser muy buenas y terriblemente malas a la vez; en un punto ella regresa (no sé si a Colombia o Miami); me comuniqué con ella por un teléfono celular; temí que se descargara pues al estar en la calle no tenía ni como cargarlo, hablé con Mónica (hija de Rubby) andaba con Laura (su hija) por un aeropuerto.

Yo me sentía sumamente desamparado pero quería salir adelante; pasé por delante de un gran edificio de ladrillos rojos, por su forma parecía Hindú, me recordó la iglesia de San Francisco en Cali (por los ladrillos y las proporciones, en la vida real nada tiene que ver en estilo con lo hindú); tenía un frontón muy errevesado; según pude saber por un rótulo al frente era el Palacio de Justicia; seguí de largo y delante de mi caminaba un hombre alto y delgado, aparentemente hindú, envuelto en una especie de túnica blanca pero se le veia la parte de abajo de la espalda mostrando ese color tan especial de esa raza; pasé por otro edificio de ladrillos de una manzana completa de tamaño, a media cuadra tenía una entrada, el frontón encima era una cabeza de toro de cuernos bien separados, en color bronce oscuro en contraste con la pared rojiza, era una iglesia, oia los cánticos, intenté entrar por esa entrada lateral con la cabeza de toro pues ya había pasado el frente; pero sólo había una escalera estrecha y destartalada, de pasos de madera, por donde subía el personaje de blanco a quien nunca le vi la cara; era la entrada de un lugar muy pobre, me lamenté de que una iglesia antigua estuviera así habitada, y me dije que quizás la parte de delante era aun iglesia porque sinó ¿de donde había escuchado las canciones?. Seguí adelante, me adentraba en un barrio al parecer hindú por la gente que pasaba por mi lado, no mucha, parecía un lugar más bien desolado, pero estaba aún en New York, el piso y todas las casas eran de ladrillo rojo; en un punto, no recuerdo si antes o después del pasaje de la iglesia, entré en una especie de lugar pobre me pareció el edificio (en La Habana) donde vivió una amiga de la infancia; habian botado allí, al pie de la escalera, unas cajas, abiertas arriba, con materiales varios para pintar, había unos pomos plásticos medianos de tinta de diferentes colores, me eché al hombro el par de cajas y salí preguntándome donde conseguiría el papel para dibujar... al final de un muro alto me senté en el piso a examinar el contenido de las cajas cuando comienzan a llegar jóvenes con tipo de delincuentes y a ubicarse cerca del muro, a mis espaldas, fuera del alcance de mi vista, yo seguía en lo mio pero me asomé a ver qué hacian, andaban peleándose a golpes, como en una competencia (esto estuvo motivado por un programa de TV que vi ayer); recogí mis cosas y me fui de allí... en una calle inclinada vi cómo una pelota toda desinflada rodaba calle abajo hacia mi, la detuve, venía de unos muchachos que jugaban futbol, yo no sólo de las devolví sino me integré al juego; al ver mi aspecto hispano (recuerden que andaba en el barrio hindú) me llamaron "el argentino" y yo me decía "en qué clase de lio me he metido " (pues no sé nada de fútbol) y trataba de hacer piruetas con la pelota. Finalmente salgo a una especie de plaza, en uno de los lados habia un café o restaurant con las mesas afuera y tenian unas servilletas grandes color crema; yo las vi ideales para dibujar y me emocioné muchísimo por haber encontrado al fin papel; tomé una entre mis manos, la besé con devoción y di unas intensas gracias a Dios por haber encontrado papel; me desperté con la sensación de esa emoción.





Y el japiberdey del día es hoy para Jon Vaugth en sus 73....

Japiberdey tu'im!

No comments: