...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Thursday, February 9, 2012

Barrio.

“Barrio” es un concepto un tanto tribal, válido para quienes disfrutan de esa afiliación; no obstante el término ha sido tomado para mal definir territorios de cierta identidad cultural o subcultural; en Estados Unidos se confunde, de manera oficial lo cultural, lo étnico y la nacionalidad, como se ve en los cuestionarios del censo de población donde se pregunta en cual “raza” usted se ubica y ahi entran los afro-americanos, americanos nativos (indios norteamericanos), blancos europeos, asiáticos y latinos o hispanos, estos útimos se ramifican, para el mismo propósito de estadística demográfica, en portoriqueños, cubanos y otros; este error garrafal se ve también, con algo más de justificación por su sentido popular y simpatía cuando los mexicanos se autodenominan “la raza” sin dejar de ser un tanto supremacista.
En varias cudades de Estados Unidos existen “el barrio chino” o hay “barrios negros” o “barrios latinos”; la hipocrecía de las instituciones prohibe a los corredores de bienes raices mencionar este aspecto de la vecindad cuando está mostrando un inmueble.
Hoy, reflexionando sobre esto me dije ¿cual es “mi barrio”? ¿hasta donde llegan sus imprecisas “fronteras”... quizás las gangas del otro lado de la Calle Ocho pudieran responderme mejor esto pero no tengo contacto con ese elemento; hace muchos años en La Habana no tuve nunca una noción de mi barrio, vivia de espaldas a ese ambiente, no muy diferente a hoy cuando encerrado en casa me dedico a escribir; Claro que en un edificio en Cenro-Habana es imposible desconocer a los vecinos, saber detalles de sus familias y vidas y tenerlos metido en nuestro espacio deseémoslo o no; aqui en Miami, por e; contrario, a veces clamo por una visita, los únicos que religiosamente tocan a la puerta semanalmente son los Testigos de Jehova con su Atalaya (revista de la secta) y su ignorancia a flor de sonrisa y menciono categóricamente su ignorancia porque no son capaces de argumentar nada acerca de su fe, sólo vienen a hacer su labor proselitista; otro tanto con los mormones, con todos estos he tratado de sostener en vano una conversación inteligente.
dejando ese escabroso tema y volviendo al barrio, con las caminatas (que debo retomar) he podido ver cómo en un área de menos de veinte cuadras a la redonda hay signos de prosperidad como la construcción de un pequeño teatro (Teatro Marti, sobre la Avenida Octava) una pequeña área deportiva (The soccer cage) y varios edificios y algunas casas; en toda esta zona abundan los pequeños restaurantes y cafeterías incluido uno vegetariano y uno árabe aunque mayorean lso cubanos y algunos centroameticanos), también barberías, peluqierías (los cubanos suelen cortarse el cabellos discriminados por sexo) y pequeñas y pequeñísimas galerias de arte.
Sobre la Calle Ocho hay varios terrenos baldios, el más grande, sobre la avenidad doce tiene un cartel anunciando la construcción de otra farmacia CVS, una de las tantas de esa cadena que en este caso robará ese gran espacio abierto por algunos años el cual, auqneu cercado, contenís dos o tre sárboles y permitía ver hasta la calle siete; según vi posiblemente muden el CVS de más al este, de la avenida Segunda para este punto.
Una vez que, caminando hacia el este, se pasa por debajo de los pilares de la carretera inter estatal 95 a la altura de la avenida quinta se entre en una zona más parecida a Brickell antesala del centro o downtown; algunos negocios antes de ese punto, siemrpe por la Calle Ocho tienen un sabor a Brickell, la cual es una área más cara, como algunos debajo del edificio “Brickell Vista” en la Ocho con Ocho o el restaurante La Baguette; en mi parecer esa es la tendencia y con los años esta zona se convertirá eb parte del centro.
Aqui dejo estos primeros apuntes sobre el barrio.

No comments: