...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Tuesday, November 13, 2012

Transito (cuento)

Mi madre me cree caminando por el barrio mientras yo me zambullo en los libreros del Goodwill, una empresa dedicada a vender cosas de uso, donadas por quienes las desechan, para bien de alguna causa, no recuerdo cual; además de libros hay electrónicos, algunos muebles, vajillas incompletas que se venden por pieza, objetos decorativos… pero yo sólo voy por libros; a veces paso por la vajilla en busca de alguna tacita original para tomar el té como lo hacía en La Candelaria con los amigos pero qué caras se han puesto para ser de uso… de la ropa ni hablar, qué asco usar ropa de segunda mano, algunos llaman a estas tiendas “la tienda de los muertos”; no es nada macabro o místico, es porque se donan muchas cosas de familiares cuando fallecen… de todos modos se encuentran tesoritos allí; recientemente encontré un ejemplar de “De la revolución al orden nuevo” dedicado por su autor, Rafael Azula Barrera, al  “exelentísimo señor doctor don Mariano Ospina Perez” quien fue presidente de Colombia por los cincuentas; la nota está fechada en 1956, año cuando nació mi madre, me pareció una exelente adquisición porque es no sólo histórico sino único por tener esa dedicatoria, doblemente histórico porque narra parte de la historia de mi país aunque desde la perspectiva de los godos, asi le llamamos a los conservadores, Azula Barrera trabajó para Ospina Perez y este fue un reconocido conservador;  en mi familia ya me han advertido “cuidao con ese libro”… bueno es sólo curiosidad histórica…
Hoy estuve a punto de comprar un atlas, era del ochenta y ocho y, aunque no tan viejo, la curiosidad era porque quizás sea uno de los últimos años cuando el mundo estaba repartido cómo lo estudié, existía La Unión Soviética, las dos Alemanias, Checoslovaquia y Yugoslavia… después pensé que libros como este deben estar a montón en la bibloteca… ¿para qué adicionar otro volumen a mi atestado librero?... también tuve un rato en mis manos “Sexo, surrealismo, Dali y yo” basado, según decía, en las memorias de Carlos Lozano, un mariconcito barranquillero involuctrado en la vida intima del genio surrealista… colombiano, maricón, un pintor; muchos puntos de coincidencia para atraparme pero leyendo algunas páginas no me tramó y ahí lo dejé, semiescondido junto al atlas por si me da por compralo mañana.
Si mi madre se entera que me identifico con un mariconcito le da la pálida; no he escondido nada nunca, ya le dije a un amigo: en el closet hay mucha gente, hay que salirse aunque sea de vez en cuando a tomar aire; pero ella se empeña en atribuirme novias en sus conversaciones casi diarias con tia Olga quien no acepta lo de Liz aunque mi prima viva hace casi diez años con Mary; mamá y tia Olga comparten su añoranza por un nieto y su callada verguenza por nuestro estilo de vida que si preferencia, condición, adquirido o decisión personal ha de respetarse, admitirse, aceptarse o tolerarse, cualquiera de esas opciones es válida si se nos deja en paz; no he tenido nunca mucha guerra con esto en esta Sodoma o Gomorra floridana pero un alegato de defensa nunca está de más.
Ya he repasado los cuatro libreros por ambas caras, hoy no he encontrado nada impactante, por mi compraria dos o tres libros cada dia pero no basta que sean interesantes, deben impactarme, es más bien una medida para economimar; a pesar de lo barato no puedo estar gastando asi no más; por otra parte está el problema espacio, la acumulación de objetos es otro de mis dilemas, quisiera andar cada vez más ligero; en un final estamos en tránsito. Una vez leí un cuento con ese título en el blog “La Media Rueda” , es de un bloquero cubano, también pintor, me gustaban sus cuentos y seguí por un tiempo el blog; "Tránsito", sin exagerar, me hizo nacer, mi vida se resumía en esa columna de caracteres, mi transitoriedad se circunscribia a esa cuartilla y el punto final fue el tiro de gracia para pasar a la no existencia.

No comments: