...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Wednesday, July 16, 2014

Ciclo lunar

Hoy me ha dado por contar mis lunares, no es un ejercicio nuevo, lo hice alguna vez con alguna novia, sentados en la cama, desnudos, en una práctica no despojada de erotismo, recuerdo incluso haberlo hecho más de una vez (no necesariamente con la misma novia) e incluir en el conteo las cicatrices y manchas; años más adelante quedé decepcionado al ver una escena de una película, si mal no recuerdo con Angelina Jolie, donde se hacía lo mismo(por cierto que reflaca se ve la Jolie en la cama) lo cual me hizo saber, ante la imposibilidad de haber sido copiado por Hollywood, que tales cosas no son tan originales; de todos modos así descubrí la ubicación de todos estos puntos en mi cuerpo bastante abundantes pero no suficientes para calificar de pecas; todos mis lunares están situados en la parte izquierda y lo digo sin temer a generar teorías siniestras pues no creo en nada de eso. Un par de lunares en mi cara devinieron en verrugas, uno al lado de la nariz (ya sabemos, el izquierdo) el otro en la frente; ambos fueron extirpados alguna vez y me sentí algo arrepentido más adelante sobretodo cuando noté cómo el presidente del país por aquella fecha tenía un lunar en el mismo lugar, mi arreglo estético podría tomarse por un acto de oposición cuando en realidad había votado por el susodicho, de todos modos, en el país donde vivo estar en la oposición, si alguna hubiere, no es pecado... hablando de pecas recuerdo en mis años de estudiante a una profesora de historia profusamente dotada de pecas, le decíamos por esto “batido de trigo”, que ocurrentes éramos a esa edad sobretodo con los apodos… también decíamos que esta profe tomaba el sol con colador… le he echado más de menos a aquellas verrugas que a las muelas extraídas por imposibilidad de pagar un tratamiento pero necesarias para un masticación eficiente, les hecho más de menos que a la empedrada vesícula, succionada de mi vientre mientras dormía a pierna suelta, completamente desnudo a la vista de varias mujeres a quienes no vi más nunca, gracias a Dios o porque me hice intervenir quirúrgicamente en una ciudad alejada de un país donde pude pagar por ese servicio; las muelas y la vesícula fueron desterradas por ser el origen de una neuralgia intolerable; un dolor anuncia un mal más profundo, es un aviso, una protesta para llamar la atención; pero a veces el sistema no tolera estos escandalosos señalamientos y prefiere sacar a quienes, aún sin estar en contra del todo, están exponiendo ese mal funcionamiento … mas ¿qué mal hacían mis dos inocentes lunares devenidos en verrugas en la cara?... ¿crecieron y se destacaron más de lo deseado?... hay quien relaciona a las verrugas con males mayores, es verdad, sin embargo aquellas no lucían de esas malosas… fue un asunto frívolamente estético … me pregunto quién se dedicó alguna vez a hacer estas decoraciones en mi piel, no profanada ni por un minúsculo tatuaje, si fue la misma luna como dicen o si fue algo aleatorio; lanzados allí como dados sobre el tapete los lunares conforman esa geografía asimétrica e inconexa aunque cuidado así lucen las estrellas y mira todo ese rollo de la astrología, cada uno de nosotros puede ser portador de un zodiaco influyendo sobre la vida de quienes habiten nuestro universo… de hecho leí sobre cómo los lunares y verrugas definen no solamente cierto carácter o personalidad sino revelan asuntos del destino, no sé si es serio pero fue en un libro dedicado a esto y, a decir verdad, mi destino si cambió, no sé para dónde, como suele suceder en estas cosas, pero ha cambiado, por eso a veces sigo observando mis lunares sobre todo estos dos puntos en mi cuello semejantes a la entrada de una conexión (a la izquierda, recuerden) y a la mancha del tamaño de un confeti detrás de la oreja y así otros y otros y me pregunto qué dirán, adonde me llevarán, me acompañarán por siempre o al menos hasta que esta piel se pudra y entonces quedaré liberado.

No comments: