...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (25) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (55) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Thursday, January 1, 2015

¡Heil Schicklgruber!

Según el breve recuento genealógico de Adolf Hitler que nos hace William Lawrence Shirer en su “Nacimiento y caída del Tercer Reich” por poco el líder de los fascistas alemanes hubiera tenido el apellido Schicklgruber, con lo cual el autor de esta voluminosa historia de la Alemania nazi (más de mil páginas) despliega cierto humor comentando cuan diferente sería decir “Heill Schicklgruber!” al conocido “Heill Hitler!”.
Lo anterior está dado porque el padre de Adolf Hitler llevó ese largo apellido, el de su madre, hasta la adultez cuando inesperadamete y sin propósito conocido es reconocido por su ya octogenario padre (abuelo del futuro furer) quien, desaparecido hacia mucho de su vida (abandona al hijo con diez años de edad al enviudar) se re-encuentra con él para hacer este cambio de incidencia histórica; el apellido Hitler era una variante del original “Hiedler”; este señor se había casado con la Señora Schicklgruber cuando Alois tenía cinco años y no es totalmente seguro aunque es lo más probable según los chismobiógrafos que haya sido su padre biológico; Alois Schicklgruber se cria con un tio paterno quien escribia el susodicho apellido también de manera diferente: Huetler.
Pero los enredos prehitlerianos no terminan aquí; Alois Hitler tiene dos matrimonios antes de casarse y tener hijos con Klara Poelzl, madre del líder nazi ; Klara era nieta del padre putativo de Alosi (tio Huetler) y había sido su hija adoptiva durante el primer matrimonio; tenían veintitrés años de diferencia, y planeaban casarse a la muerte de su primera esposa (señora muy enfermiza y varios años mayor que él) lo cual ocurrirá teniendo Klara dieciséis años de edad (legalmente apta para contraer matrimonio) pero para la fecha Alois estaba enredado con una cocinera, Franzizka (asi se escribe Paca en alemán), con quien tuvo dos hijos; Klara se fue, claro, de la casa pero regresó poco antes de la muerte por tuberculosis de Franziska quien alejó de Alois en su último mes de vida.
Finalmente, tras un permiso episcopal, dado su parentesco, Alois Hitler y Klara Poelzl se casan, él cuarenta y ocho, ella veinticinco y tienen cinco hijos de los cuales sólo dos llegan a la adultez, el tercero en nacer y mayor de los sobrevivientes fue Adolf Hitler; sus medios hermanos y hermanos mayores, hijos de su padre con la cocinera Franziska también llegaron a la adultez; Alois (mismo nombre del padre) fue un ladronzuelo de poca monta que avergonzaba a Adolf, sin emabargo en los días de gloria de su hermano plantó un pub (cervecería) y le fue bien; Angela, por su parte trabajó para su famoso hermano Adolf de ama de llaves después de haber servido en una casa de caridad para judíos; fue apreciada por su repostería y se fue de su lado al casarse con un arquitecto lo cual resintió tanto a su hermanito que este no le hizo ni regalo de bodas. Para terminar con un chisme del calibre de los anteriores les comento que, según algunos biógrafos del personaje en cuestión, Adolf Hitler estuvo profundamente enamorado de la hija de Angela, es decir, su sobrina... ¡qué familia y pa’ contra, según el autor de este libro de historia la familia Hitler o Huetler, o Hiedller tiene su raíz en Austria y no en Alemania… ¿que les ha parecido? ¡Aquí se los dejo!

No comments: