...en esta etapa cuando comienza a cambiar nuestra percepción del entorno y la percepción de los otros hacia nosotros he podido aprender que lo frívolo puede ser importante o al menos es una parte de la vida no tan despreciable como cuando me tomaba las cosas más en serio; así les presento este blog tan intrascendente como otro cualquiera.


comments in this blog can be done in english

apuntes (158) arte (50) blog (62) cine (16) colombia (25) cuba (24) cuentos (16) decesos (40) diario (67) elecciones (27) escritores (8) hollywood 2011 (34) lectura (9) músicos (50) notas personales (30) noticias (66) oldest people (31) petróleo (5) realeza (56) reviews (14) sueños (40) topmodels (40)

Monday, January 19, 2015

Los malos también se enamoran.

Tomando como referencia “The Rise and Fall of the Third Reich” de William Lawrence Shirer (creo poder terminar este libro este año como me propuse, he leído 135 páginas de 1043) Adolf Hitler no sólo se enamoró de su sobrina Geli Raubal, hija de su media hermana a quien invitó a ser su ama de llaves cuando se radicó en una locación montañosa cerca de la frontera con Austria. sino que se enamoró profundamente, de manera posesiva y dependiente y, según algunos, tenía en planes casarse con ella. Para la fecha cuando comenzaron a salir alrededor de 1928, él casi le doblaba la edad, caso no inusual de los 40-20 (hasta un canción hay de esto), pero al contrario de la melodía donde se expone la imposibilidad de tal relación, el líder del Partido Nacional Socialista, futuro Canciller de Alemania y Furer del Tercer Reich comenzó a cortejar a su joven sobrina y la hizo su compañía en reuniones y otras gestiones relativas a sus actividades políticas.
Hitler había escogido este apartado lugar para vivir primero para terminar de escribir su libro “Mi lucha” y segundo para estar cerca de su natal Austria, temiendo ser arrestado por las autoridades alemanas planeaba evadir ir nuevamente a prisión cruzando la frontera; su arresto podía suceder en algún momento teniendo en cuenta cómo había violado una restricción impuesta de no hablar en público después de unos meses tras las rejas por convocar a una revolución; la sanción fue bastante ridícula dada la naturaleza de su delito (atentar contra el estado) pero las circunstancia específicas en el país soplaron a su favor y ahí lo pudimos ver, viviendo en una hermosa villa mientras reorganizaba el partido Nazi, vuelto a legalizar y renacido en 1925, así sentaba los cimientos de su imperio mientras salía con su hermosa sobrina de quien no se supo si le correspondía pero al menos se dejaba querer…
Al año siguiente Hitler alquiló una apartamento de nueve cuartos en una de las avenidas principales de Munich, como curiosidad agrego que Hitler renunció por este período a la ciudadanía austriaca sin habérsele otorgado la alemana, de esta manera quedó siendo un “stateless”, o “ciudadano sin estado” y por ello hubo de pedir un permiso especial para entrar a Austria cuando una trágica circunstancia lo obligó a ir; esto fue cuando, tras una pelea de pareja la joven amaneció muerta en su habitación, con un tiro en el pecho, el hecho fue reportado como suicidio pero debido a cómo la intensa relación estaba perjudicando la imagen del líder, esto pudo haber contribuido, según sospechas de contemporáneos al asunto, a una macabra decisión no por el enamorado pero si por sus colegas; la susodicha discusión fue acerca de la decisión de Geli de continuar sus estudios de ópera en Viena a lo cual se oponía su tío.
Tras la violenta muerte de la joven Hitler quedó destrozado, a punto del suicidio, estuvo horas llorando sobre la tumba de quien, años más adelante, declarara fue el único amor de su vida. Contrario a lo que puede pensarse Hitler tuvo una extensa relación con mujeres, sobretodo adineradas al punto de levantar comentarios de que vivió mucho a costa de estas en su etapa de preparación de la revolución, antes de ser encarcelado. El luto profundo de Hitler incluyó dejar intacta la habitación de Geli y poner flores en sus retratos, de los cuales conservaba algunos en su oficina, en los días de su cumpleaños y aniversario de muerte. Este episodio casi cuesta la estabilidad mental del político (bueno, de esto siempre se ha dudado); de hecho, una entrevista importante, definitoria de su carrera política fue pocas semanas después y no parecía estar preparado aún para ello; no obstante la historia demostró lo contrario; Hitler continuó su ascendente trayectoria que lo llevó a ser la imagen del mal en cuanto a personalidades públicas; no surgió una figura de naturaleza tan maligna para la cultura popular hasta la aparición de Usama Bin Laden… ¿será que algún día descubren un amor secreto del cabecilla de Al Quaeda?... por hoy dejémoslo aquí.

No comments: